3 Consejos sobre Maestrías y estudios de posgrado

Recibí tres consejos por parte de un alto directivo de DAF (transportes) en Holanda en cuanto a estudios de maestría, en una reunión casual durante mis vacaciones en Eindhoven:

  1. No hagas una maestría de lo mismo en tu carrera, mejor amplia tu campo de acción. Es decir: no tiene caso estudiar una maestría en Diseño Gráfico si mi carrera precisamente es una Licenciatura en Diseño Gráfico. Esto es porque ya tienes las bases para extender tu conocimiento en esa disciplina. El caso es estudiar otra cosa que me permita especializarme en un área nueva o desconocida, o dominar mejor ciertas áreas empresariales. En el caso de cuestiones técnicas, pueden ser desarrollo interactivo, museografía, dirección de arte, publicidad. En el área administrativa: una maestría en mercadotecnia, administración de empresas, finanzas u otro. Este es el consejo más importante que considero de los tres, pero ustedes evaluarán.
  2. Otra recomendación con respecto a tomar una maestría es que trabajes desde lo antes posible. En cuanto salgas de tu carrera, o si es posible antes, entra como practicante en una empresa. Muchas profesiones, como los contadores y abogados, lo requieren usualmente para poder desarrollarse. La maestría la puedes realizar ya que estés trabajando. Está bien si la realizas en cuanto salgas de la escuela, pero en estos tiempos la experiencia real es importante y te ayudará a aclarar mejor en que área requerirás instruirte para estudiar un posgrado. Es importante que mencione que en empresas como DAF, Paccar o Kenworth, una maestría ya es elemental para acceder a puestos directivos.
  3. Los contratadores, según la región, se fijan en el prestigio de las escuelas en las que estudian sus aplicantes. Aunque esto no define concretamente la contratación, no es raro que universidades hagan convenios con empresas ya que sus planes de estudio se adaptan por consenso a las necesidades de empresas de cierto sector. Aún así, si tu portafolio o currículo es excelente, estos detalles quedan atrás. Si eres un magnífico programador, y resuelves las cosas de manera más que satisfactoria, a la gran compañía no le importará que estés cubierto de tatuajes, por dar un ejemplo. A menos que quieras un puesto directivo… otra historia.

En resumen: 1.- no estudies un posgrado en lo mismo de tu carrera. 2.- Ponte a trabajar lo más pronto posible y estudia tu maestría un par de años después. 3.- Engrosa y pule tu currículum y portafolio.

Disculpen si no digo el nombre de la persona que me compartió los consejos. Prefirió no ser mencionada. No es ningún familiar.

Deja un comentario